¿Los Boeing 777 son los aviones más seguros, cómo muchos dicen?

¿Los Boeing 777 son los aviones más seguros, cómo muchos dicen?

¿El Dreamliner es igual o más seguro?

Las respuestas a estas preguntas no son simples. Es conveniente señalar desde un inicio que, aunque ambas aeronaves son fabricadas por la misma empresa (Boeing) se trata de dos equipos de distintas capacidades y tamaños, diseñadas y construidas en dos momentos distintos.

El Boeing 777 inició operaciones comerciales desde 1995, en cambio el Boeing 787 o Dreamliner inició en 2011, por lo que se trata de una aeronave con tecnología mucho más reciente. Por otra parte, aunque ambas aeronaves son bimotoras, el 777 es más grande que el Dreamliner (de hecho, el 777 es el birreactor más grande del mundo).

 



Tamaños comparativos de varias aeronaves incluyendo el 777-300 y el 787-8 (Dreamliner)


El 777 fue el primer avión comercial planeado completamente con diseño asistido por computadora, tiene capacidad para transportar más de 500 pasajeros y un alcance desde 9,695 hasta 17,370 km, dependiendo del modelo, por lo que está clasificado como de largo alcance y fuselaje ancho. Las alas del 777 presentan un diseño optimizado para volar a una velocidad de crucero de 0.84 Mach. Aunque su estructura utiliza materiales compuestos, estos soló comprenden el nueve por ciento de su peso estructural. El 777 fue el primer avión comercial diseñado por Boeing con sistema de control de vuelo fly-by-wire. Este sistema también, incorpora tecnología de protección de vuelo, un sistema que guía las órdenes del piloto dentro de un marco de parámetros de funcionamiento calculados por una computadora, actuando para prevenir desplomes y maniobras demasiado estresantes. Hasta diciembre del año pasado había sido construidas 1,535 aeronaves de este tipo.

Por su parte el 787, aunque también es de fuselaje ancho, se clasifica como de tamaño medio, esta aeronave puede transportar entre 217 y 323 pasajeros, dependiendo del modelo. Viaja a una velocidad similar a la de los actuales aviones comerciales más rápidos (0.85 mach o 957 km/h). Sin embargo, es capaz de aportar la autonomía de vuelo de los aviones de gran tamaño, ofreciendo a las aerolíneas una eficiencia sin precedentes en cuanto a consumo de combustible, con los consiguientes beneficios para el ambiente. Consume 20% menos combustible que cualquier otro avión de su tamaño, en misiones similares. Derivado de sus nuevos motores y de su significativa reducción en peso, debido a la utilización de materiales compuestos en la mayoría de su construcción. Hasta diciembre del año pasado había sido construidas 636 aeronaves de este tipo.

Como se aprecia el historial del Boeing 777 es mayor que el del Dreamliner, así como el número de equipos en operación.

En relación con la seguridad, el 777 no ha estado exento de problemas como cualquier aeronave, así hasta julio de 2014, este tipo de aeronave había presentado doce incidentes, incluyendo cuatro accidentes en los que el avión resultó cómo pérdida total y dos secuestros aéreos.

Por su parte, el Dreamliner en su vida operativa también, ha presentado algunos incidentes, comunes en la entrada en servicio de una aeronave. Al menos cuatro aeronaves tuvieron problemas con el sistema eléctrico, durante su primer año de operación. Posteriormente, en 2013, fue reportado que en un 787-8 operado por Japan Airlines (JAL) una de sus baterías se recalentó e incendió. De hecho, los problemas eléctricos son las principales fallas que se han presentado en este tipo de aeronave. Ese mismo año dos aerolíneas japonesas ANA y JAL suspendieron sus vuelos con aeronaves 787 de manera voluntaria, después de múltiples incidentes relacionados con las baterías. Estas dos aerolíneas eran en aquel momento los principales operadores del 787, ya que 24 de los 50 Dreamliners entregados hasta entonces eran suyos. Ese mismo día, la Administración Federal de Aviación (FAA) publicó una directiva de aeronavegabilidad de emergencia, ordenando a todas las aerolíneas de los Estados Unidos que dejaran en tierra sus Boeing 787, hasta que se determinasen las modificaciones necesarias para eliminar el riesgo de recalentamiento y fuego de las baterías. La única aerolínea con sede en Estados Unidos, que en el momento del incidente operaba el Dreamliner, era United Airlines, con un total de seis aeronaves. Otras agencias de aviación de varios países tomaron medidas similares para las aerolíneas nacionales respectivas. Afortunadamente, tras una serie de pruebas, la empresa Boeing completó el rediseño de las baterías el 5 de abril de 2013, por lo que el 787 retornó al servicio el 27 de abril de 2013, tras la aprobación de los cambios en el sistema.

Como resumen, se puede decir que ninguna aeronave está exenta de tener problemas de seguridad, a pesar de los enormes esfuerzos técnicos que se hacen para evitarlos, esto se debe a que se trata de sistemas muy complejos, tanto en su diseño como en construcción. Sin embargo, la aviación ha establecido procedimientos para corregir las desviaciones, logrando de esta forma ser el medio más seguro de transporte.

El Doctor Alfonso Herrera García es Ingeniero en Aeronáutica (1985), egresado del Instituto Politécnico Nacional; Maestro en Sistemas de Transporte (1998), por parte de la Universidad Autónoma de Querétaro; y Doctor en Ingeniería con mención honorífica por la Universidad Autónoma de Querétaro (2013).

 El ingeniero Herrera trabajó durante quince años en empresas privadas relacionadas con el transporte aéreo. Desde 1997 labora en el Instituto Mexicano del Transporte (IMT)  www.imt.mx  dentro de la Coordinación de Integración del Transporte, en donde se desempeña como investigador titular. En relación con la docencia ha impartido cátedra en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Querétaro y en la Universidad Cuauhtémoc; y como profesor invitado en el Tecnológico de Monterrey y en la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos.

 Es Miembro y Socio Fundador de la Red Iberoamericana de Investigación en Transporte Aéreo (RIDITA)  http://www.ridita.org/ y Representante del Instituto Mexicano del Transporte (IMT)  www.imt.mx , en el Comité Consultivo Nacional de Normalización de Transporte Aéreo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. En 2017 fue reconocido por el Gobierno de México con la Medalla del Piloto Aviador “Emilio Carranza” por sus méritos en la Aviación Mexicana.

 En particular ha desarrollado proyectos en relación con terminales de carga aérea; seguridad operativa de la aviación comercial; modelos de simulación de las operaciones aeroportuarias; alternativas de solución para problemas de capacidad en aeropuertos; planeación aeroportuaria; y estimación de las emisiones de gases contaminantes generadas por la actividad aérea en México y estrategias para reducirlas. Es autor de diversas publicaciones y artículos de carácter técnico sobre transporte aéreo.

 El IMT (Instituto Mexicano del Transporte)  www.imt.mx , cuenta con el sitio Monitor del Estado de la Actividad Aérea (MONITOREAA), donde publica mensualmente datos y estadísticas de la actividad en México. Ahí se encuentra, por ejemplo, información de tarifas aéreas, flujos de pasajeros (de vuelos nacionales e internacionales) y factores de ocupación de las aeronaves. Para consultarlo puede ingresarse al sitio web: www.imt.mx en la sección Estadísticas e indicadores de transporte. 

Se agradece muy cumplidamente al Dr. Alfonso Herrera García, Investigador Titular del IMT (Instituto Mexicano del Transporte) www.imt.mx, por su valiosa contribución para la realización de este artículo.

Comentarios (0)

Aún no hay comentarios publicados aquí

Agrega tus comentarios

  1. Comenta como invitado.
0 caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir tu ubicación
Escribe el texto que se muestra en la siguiente imagen. ¿No lo ves claro?
Suscríbase gratis a nuestro Newsletter
Reciba periódicamente las novedades de Business Travel Magazine en su correo electrónico