De los datos a la libertad de viajar

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) ha instado a los gobiernos a que basen sus decisiones en datos en la gestión de riesgo por el COVID-19 a la hora de volver a abrir sus fronteras a los viajes internacionales. De este modo, se podrían eliminar las medidas de cuarentena y contribuir, así, a una reanudación de los viajes internacionales con un bajo riesgo de introducción del coronavirus en el destino.

“Los datos pueden, y deben, impulsar medidas que garanticen un reinicio seguro de los viajes internacionales con una gestión óptima de los riesgos del COVID-19 para proteger a las poblaciones, recuperar sus medios de vida y estimular las economías. Pedimos a los gobiernos del G7, que se reúnen a finales de este mes, que lleguen a un acuerdo para usar los datos con el fin de planificar y coordinar de forma segura el retorno de la libertad de viajar, tan importante para las personas, para conservar su medio de vida y para las empresas”, dijo Willie Walsh, director general de IATA.

Viajeros vacunados

La evidencia sigue mostrando que la vacunación protege a los viajeros de enfermedades graves y de la posibilidad de morir, y conlleva, además, un bajo riesgo de introducir el virus en los países de destino.

  • El Instituto Robert Koch (RKI) ha concluido que los viajeros vacunados ya no son significativos en la propagación de la enfermedad y no representan un riesgo importante para la población alemana.
  • El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) ha publicado una guía provisional sobre los beneficios de la vacunación completa en la que afirma que “la probabilidad de que una persona vacunada infectada transmita la enfermedad se evalúa actualmente de muy baja a baja”.
  • Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE.UU. han declarado que “con una vacuna efectiva del 90%, las pruebas previas al viaje, las pruebas posteriores al viaje y la auto cuarentena de 7 días proporcionan un beneficio adicional mínimo”.
  • El panel asesor de expertos en pruebas y detección del Ministerio de Sanidad de Canadá recomienda que se eliminen las medidas de cuarentena para los viajeros vacunados.
  • Un estudio del servicio nacional de salud de Inglaterra (NHS, por sus siglas en inglés) confirma que dos dosis de las vacunas contra el COVID-19 son altamente efectivas contra las variantes preocupantes del COVID-19.


Pruebas para viajeros no vacunados

Un importante desafío son las barreras potenciales para las personas no vacunadas que quieran viajar y cuya exclusión sería inaceptable. Los datos del NHS del Reino Unido con respecto a los viajeros internacionales que llegan al Reino Unido (sin referencia al estado de vacunación) muestran que la gran mayoría de los viajeros no representan ningún riesgo para la introducción de nuevos casos de COVID-19 tras su llegada.

“Muchos gobiernos siguen exigiendo “cuarentena universal”, ya sea administrada por los hoteles o autogestionada, una medida que impide la libertad de circulación, desalienta los viajes internacionales y destruye el empleo en el sector de los viajes y el turismo.

IATA se ha asociado con Airbus y Boeing para mostrar posibles métodos en la gestión de riesgos del COVID-19 a fin de mantener a las poblaciones seguras mientras se reinicia la conectividad global. La aviación, incluidos los fabricantes, gestiona y mitiga eficazmente el riesgo todos los días para mantener la seguridad de los viajes aéreos. Utilizando estas capacidades, Airbus y Boeing han desarrollado modelos de gestión de riesgos basados en datos para conocer el impacto en diferentes escenarios.

Decisiones basadas en datos

“No existe una solución única para gestionar los distintos niveles de riesgo. El coste económico y social de las medidas generalizadas adoptadas por la mayoría de los gobiernos hasta la fecha ha sido innecesariamente alto. Estos modelos demuestran que podemos aplicar medidas de viaje específicas según los riesgos con el fin de facilitar los viajes y proteger a las personas. Todo el mundo puede respetar una decisión basada en datos. Ese es el camino de vuelta a la normalidad”, dijo Walsh.

Ninguna acción gubernamental por sí misma puede impulsar la recuperación de los viajes internacionales. Los ministros de turismo del G20 respaldan un enfoque basado en datos para reabrir las fronteras. La industria de la aviación está alentando al G7 a asumir el liderazgo y trabajar al lado de la industria para aprovechar las enormes cantidades de datos recopilados desde el inicio del COVID-19 en un esfuerzo común por impulsar la recuperación y restaurar la libertad de viajar de las personas vacunadas o que se hayan hecho las pruebas de diagnóstico, y evitar, al mismo tiempo, las medidas de cuarentena para la gran mayoría de los viajeros.

Gobiernos e industria deben trabajar juntos para reconstruir la conectividad global mientras gestionan los riesgos asociados. El primer paso es que los gobiernos evalúen el umbral de riesgo de introducción del virus para una gestión efectiva. Luego deben identificar las estrategias viables de la industria para permitir un aumento de los viajes internacionales sin exceder esos umbrales.

La Revista Especializada en Viajes Corporativos